20131214

Le crece minipene a una culturista tras abusar de los esteroides

Le crece minipene a una culturista tras abusar de los esteroides



Candice Armstrong era una dulce camarera de cabellos rubios hasta que se cruzó con Trenbolone, un potente esteroide que le ha permitido desarrollar un cuerpo de culturista pero que (¡ay!) también le ha transformado en un hombre con pelo facial e incluso un micropene con pellejo retráctil en lo que antes era su clítoris. Y, para más inri, se sigue llamado Candice.

La mujer comenzó yendo a clases de baile para ponerse en forma. Más tarde empezó a ir al gimnasio, donde se obsesionó con cultivar unos brazos más grandes. El siguiente paso fue comprar esteroides en Internet…



Ahora Candice, que a sus 28 años es un brazo de mar que podría pasar por un espartano de ‘300’, se arrepiente profundamente de su idilio con los esteroides pero tampoco puede dar macha atrás, pues “el remedio sería peor que la enfermedad”, explica a la prensa inglesa. La mujer tiene tal aspecto masculino que en más de una ocasión le han expulsado del baño de chicas.

“No, no era mi plan –explica en un documental emitido por la TV británica sobre el abuso de esteroides- Puede que en mi búsqueda de unas espaldas más anchas, unos brazos más fuertes y unas caderas estrechas estuviera acercándome a un cuerpo más masculino, pero mi intención no era convertirme en un hombre”.
Los efectos secundarios de sus inyecciones de esteroides han sido múltiples: “además del exceso de acné y vello facial, mi clítoris ha crecido tanto que parece un micropene –explica Candice-. Ahora tiene unos tres centímetros de longitud y la forma de un pequeño pene, incluso puedes retirar la piel del capullo”. Simultáneamente, sus pechos cuelgan ahora inertes de unos pectorales hiperdesarrollados.



Todos los cachorros humanos somos niñas en un principio. El embrión es femenino (cromosoma X) por defecto y se convierte en masculino sólo cuando un espermatozoide con el cromosoma Y interrumpe el proceso y activa la formación de los testículos y la consecuente secreción de testosterona. En el caso de los transexuales, la mujer adulta puede llegar a modificar su sexo hasta convertirse en una mujer mediante la administración de testosterona, como sucede en este caso profusamente documentado.

La escritora y activista transgénero Beatriz Preciado llevó a cabo un experimento en su propio cuerpo, aplicando parches de testosterona en un intento por desafiar los criterios sociales de asignación de género. Los hirsutos resultados de la experiencia están explicados en ‘Testo yonqui’.



¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?

Visto en Daily Mail, vía Huffington Post. Con información de Strambotic, Gender Outlaw y Ser Padres.

No comments: